Zakarin

Ilnur Zakarin en Romandia. Team Kathusa

Un nuevo sputnik amenaza el Giro de Italia. Ilnur Zakarin, es un ciclista profesional ruso oriundo de la República de Tartaristán. Este corredor de 25 años era hasta ahora un desconocido. En sus tres primeras temporadas como profesional, su mejor resultado en una carrera del UCI World Tour, máxima división del ciclismo, fue un vigésimo sexto puesto en una etapa de la última edición a la vuelta Polonia.

Con este currículo todos se preguntarán como Zakarin, que nunca ha competido en una vuelta de tres semanas, puede ser el quinto hombre que menos se pague en las casas de apuestas para llevarse el preciado maillot rosa de la ronda alpina.

El ruso es sin duda un caso a estudiar, hace apenas unos días se proclamó campeón del Tour de Romandía derrotando a los grandes favoritos al próximo Tour de Francia: Chris Froome, Vicenzo Nibali y el cóndor colombiano Nairo Quintana. Y se ha convertido en una amenaza para Alberto Contador en la carrera italiana que comienza mañana.

El impacto de este corredor se ha producido justamente tras su fichaje por el equipo Kathusa a inicios de 2015. El equipo del magnate del petróleo, Igor Makarov, vive un momento excelso. Alexander Kristoff se llevó los dos primeros grandes monumentos de la temporada, San Remo y Flandes. Paolini continuó la racha de clásicas en Gante. Luego Vicioso y Chernetskiy sorprendieron en Estella y Cataluña respectivamente. Y en la Itzulia Purito Rodríguez redondeó un mes perfecto para Katusha.

Fue precisamente en la Vuelta al País Vasco donde Zakarin despuntó con un meritorio noveno puesto en la general final. El ruso demostró en la primera etapa de la Itzulia que sabe esprintar colándose en el pódium por delante de grandes velocistas. Luego se consagró como un buen escalador coronando en los puestos cabeceros puertos como el de Arrate o el alto de Ixua. Y por si no fuera suficiente le disputó una crono a Tony Martin en Romandia. El especialista alemán respiró aliviado cuando el del Kathusa tuvo que cambiar de bicicleta perdiendo unos valiosos segundos que otorgaban el triunfo al maillot arco iris de esta disciplina.

Algunos aficionados ya tiran del argot ciclista para calificar como bomberadas las grandes gestas de Zakarin. Estos aficionados sitúan al nuevo sputnik tártaro como un claro candidato para formar parte del selecto club de los bomberos, término que se utiliza para distinguir a corredores que tras un salto espectacular en su rendimiento fueron descalificados por dopaje y donde encontramos entre otros a Floyd Landis, Isidro Nozal, Alexander Vinokourov, Ricardo Riccó o Mauro Santambrogio. Este último se ganó el apodo tras un positivo en el sorprendente Giro a Italia que estaba realizando en 2014. A Zakarin, su evolución desmesurada no le contribuye. Además, con tan solo 19 años dio positivo por anabolizantes siendo sancionado por dopaje durante veinticuatro meses. Solo queda por ver hasta dónde puede llegar Zakarin en la carrera italiana.

«Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo»
Benjamin Franklin